1Pasear por las calles de nuestra cuidad puede resultar impactante cuando 3 de cada 10 niños y 1 de cada 2 mujeres presentan sobrepeso u obesidad producto de la transición económica -nutricional que atraviesa el mundo que se traduce en mayor consumo de alimentos refinados y grasas saturadas que aunado al sedentarismo, dan paso a las enfermedades crónicas no transmisibles tales como Diabetes Mellitus,  Hipertensión arterial,  cáncer, etc.

Por eso hacemos bien en considerarlo como la  Epidemia del siglo XXI, por lo que una intervención oportuna y especializada permitirá a la persona prevenir mayores complicaciones con su salud física y mental.

Su etiología es diversa tenemos el factor genético,  hormonales y el más frecuente por causas exógenas que resulta del desequilibrio positivo entre la ingesta alimentos y el gasto energético.

Se han postulado una gran gama de regímenes dietéticos como las dietas de la manzana, del agua, dietas hiperproteicas, etc. Siendo la Alimentación Saludable, la mejor alternativa y cuyo éxito ha sido probado.

 

La alimentación saludable, tiene como principio el consumo de una dieta variada rica en frutas, verduras, cereales integrales, con incremento de las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas,  y abundante agua,  más actividad física ha mostrado excelentes resultados. A continuación te recomendamos  tips para mejorar tu peso o para que puedas ayudar a un ser querido o un amigo que lo necesite.  Sólo recuerda que cada persona puede tiene recomendaciones individuales y es preciso recurrir a un profesional especializado, en este caso a tu nutricionista.

Recomendaciones generales:

  1. Mantener un peso adecuado, si tienes obesidad deberás bajar alrededor del 7-10% de tu peso; así puedes prevenir complicaciones producto de esta y otras enfermedades crónicas.
  2. Aumentar el consumo de frutas (3 porciones) y verduras (2 porciones) diariamente.
  3. Incluir carbohidratos complejos como trigo, quinua, choclo, legumbres y cereales integrales en lugar de los refinados.
  4. Reducir o eliminar el azúcar de la dieta.
  5. Reducir el consumo de sal o alimentos procesados, éstos contienen alto contenido de sodio.
  6. Incluir grasas saludables como palta, aceitunas, maní, pecanas,  nueces, aceites vegetales, etc. Te ayudarán a cuidar tu corazón y tu concentración.
  7. Consumir agua pura de 8 vasos a más al día, eso te ayudará a mejorar la correcta utilización de todos los ánimos que ingieras, ojo es recomendable que no tenga azúcar.
  8. Desayuna todos los días y obvias alguna comida la siguiente vez que ingieras alimentos será almacenaran inmediatamente como depósitos de grasa.
  9. Fracciona tus comidas a tres comidas principales y 1 o dos colaciones, aprovecha para incluir frutas.

 

Éstas han sido algunas recomendaciones para que cuides tu peso.  Recuerda que hacer dieta no implica estar de hambre,  significa comer de todo en cantidades adecuadas.  Verás que así reducirás peso progresivamente y evitarás el efecto rebote.

 

Lic. Nery M. Quispe Camino.

NUTRICIONISTA

CNP 4377