Quiero empezar este articulo con la frase del Dr. Carlos Lopez-Otín: "El cáncer nos acompaña desde nuestro inicio como especie y no conozco a nadie que no envejezca…Por lo que nos lleva a preguntarnos ¿Qué podemos hacer para vivir más y mejor?.

La gran minoría de tumores tienen como etiología las alteraciones genéticas que son apenas el 5%, la mayoría son los que en los próximos años afectarán a una de cada tres mujeres y a uno de cada dos varones, según los datos más recientes de la Asociación Española de Oncología. Pero no todos son hereditarios y se postula que el individuo
puede ser susceptible y desarrollarlo con el tiempo por situaciones ambientales que pueden ser modificables o prevenibles y justo en este punto los estilos saludables y sobretodo una ALIMENTACIÓN SALUDABLE juega un rol importante.

Alimentos en la prevención del cáncer

Un alimento por sí sólo no previene el cáncer, y debe ir acompañado de estilos de vida saludable que implique actividad física, evitar tabaco, alimentarse saludablemente, por ejemplo, puede influenciar de manera positiva en la prevención del cáncer.

La función anticancerígena de los alimentos dada por su función antiogénica podrían compararse a una quimioterapia natural no tóxica que sólo daña a las células malignas mediante el bloqueo o destrucción de los nuevos vasos sanguíneos que alimentan a las células malignas impidiéndoles que se desarrollen. Es decir prácticamente mediante una alimentación saludable matamos de hambre a las células tumorales.

Muchos de estos alimentos los encontraremos en los vegetales que además de contener vitaminas y minerales, contienen fotoquímicos que nos ayudan a prevenir el cáncer.

Veremos algunos de los alimentos más estudiados y con evidencia científica comprobada
como anticancerígenos.

Ajo: Detiene el desarrollo del cáncer, protegiendo al organismo del daño causado por las
sustancias cancerígenas e impidiendo el crecimiento de sustancias cancerígenas.
La mejor forma de consumirlo es como ajo fresco picado.

Cebolla: Tiene la propiedad de prevenir la aparición o incluso la progresión de ciertos tipos
de cáncer, en especial los de estómago y esófago, pulmón, de mama y de colon.

Brócoli, Col, Coliflor: Es útil en la prevención del cáncer pulmón, tracto gastrointestinal,
mama y colon. Se recomienda consumirlos después de una cocción ligera y también una
adecuada masticación, ambas recomendaciones permitirán aprovechar al máximo sus
propiedades anticancerígenas.

Frutos Rojos: Han ofrecido resultados prometedores en relación a la prevención del
cáncer, por ello se recomienda consumirlos con frecuencia en nuestra dieta, tenemos las
fresas, frambuesas, etc.

Maíz Morado: Tiene antioxidantes que ayudaría a prevenir el cáncer.

Las grasas insaturadas: O llamadas grasas saludables, encontramos a los aceites
vegetales, el omega 3, entre otros.

Existe un grupo de mujeres con cáncer de mama que pueden beneficiarse de manera especial mediante el consumo de aceite de oliva extra virgen. Diversos ensayos y estudios epidemiológicos sostienen que los componentes del aceite de oliva son capaces de reducir la actividad tumoral.

Cabe mencionar que las grasas insaturadas pueden convertirse de CIS a trans temperaturas mayores de 120 °C que incluso pueden formar radicales libres y acrilamida, que son comprobados agentes pro cancerígeno.
Por tanto, se recomienda evitar el uso de aceites vegetales poliinsaturados para freír y reducir al mínimo posible el consumo de frituras a la semana.

Pescado: Se ha identificado una notable carencia en el consumo de ácidos grasos omega 3, el consumo de pescado es una forma saludable de combatir esta carencia, se recomienda incrementar el consumo de pescado de dos a tres veces por semana, en el Perú la diversidad de productos hidrobiológicos permite que podamos mejorar nuestra salud consumiéndolos en diferentes presentaciones; en especial destacamos el gran aporte de omega 3 de la anchoveta peruana.

El Tomate: Rico en licopeno que es un compuesto que le otorga poderosos beneficios al tomate, en especial en la prevención del cáncer de próstata. Investigaciones recientes sugieren que el consumo diario de tomate reduce en 50% el desarrollo de cáncer de piel, sobre todo en varones. (The Ohio  new study by The Ohio State University).

Cítricos: Los cítricos como las naranjas, mandarinas, limas y limones constituyen poderosos agentes anticancerígenos que actúan directamente sobre las células cancerígenas y aumentando el potencial anticancerígeno de otros alimentos.

Vino Tinto: Tiene un elevado contenido de polifenoles, sustancias con propiedades anticancerígenas para ciertos tipos de cáncer; el consumo moderado de vino tinto sumado al consumo a otros hábitos saludables constituyen una manera sana y agradable en la prevención del cáncer.

Linaza: Por su alto contenido de omega 3 los granos de linaza fresca, molida y conservados en el refrigerador son una excelente alternativa nutricional en la prevención del cáncer.

Té Verde: Estudios en animales han demostrado las propiedades del té verde en la prevención del cáncer de pulmón, esófago, páncreas, hígado, mama y colon.

En resumen son muchas las propiedades que se atribuyen a estos y otros alimentos sin embargo aún están en constantes estudios experimentales que en un futuro próximo nos darán mayores luces y ¡NO DEBEMOS OLVIDAR CONSUMIR FRUTAS Y VERDURAS TODOS LOS DÍAS!

LIC. NERY MARITZA QUISPE CAMINO
CNP 43210057