Los miomas uterinos, también conocidos como leiomiomas o fibromiomas, son los tumores benignos sólidos más frecuentes de la pelvis de la mujer. Se estima que hasta el 70% de las mujeres pueden desarrollar miomas a lo largo de su vida, siendo máxima su incidencia en la quinta década de la vida. Derivan de una capa del útero llamada miometrio y las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) están relacionadas con su desarrollo y crecimiento.

¿Cuáles son los síntomas del mioma uterino?

Los miomas son frecuentemente asintomáticos; en un 50% de mujeres serán un hallazgo casual en la ecografía realizada por otra causa. En los casos sintomáticos, la clínica dependerá del tamaño, localización y número de los miomas.

  • Cambios en la menstruación
  • Periodos menstruales más largos, frecuentes o intensos
  • Dolores menstruales (cólicos)
  • Sangrado vaginal fuera del periodo menstrual
  • Anemia (debido a la pérdida de sangre)

  • Dolor
  • En el abdomen o en la región inferior de la espalda (a menudo dolor sordo, intenso y persistente, pero a veces agudo)
  • Durante las relaciones sexuales

  • Presión
  • Dificultad para orinar o necesidad de orinar con frecuencia
  • Estreñimiento, dolor rectal o dificultad para evacuar
  • Cólicos abdominales
  • Útero y abdomen agrandados
  • Abortos naturales
  • Infertilidad

¿Qué tipos de tratamientos hay?

  • No todos los miomas tienen que operarse, los miomas asintomáticos, y más si son de pequeño tamaño, pueden ser controlados periódicamente sin cirugía e, incluso, muchos de ellos por sus características no precisan siquiera seguimiento.
  • En mujeres sintomáticas el control de los síntomas (sangrado uterino anormal, aflicción o presión) es el objetivo principal del tratamiento. Se puede optar por un tratamiento médico o por un tratamiento quirúrgico.
  • La cirugía (extirpación solo de los miomas o bien extirpación del útero en mujeres con deseos de maternidad cumplidos) quedaría reservada para mujeres que no responden a los tratamientos médicos o bien en miomas con un crecimiento importante.
  • Otros tipos de tratamientos como la embolización o los ultrasonidos podrían utilizarse en situaciones especiales.

¿Los miomas afectan a la fertilidad y/o al embarazo?

No existe una clara asociación mioma-infertilidad, ya que la concepción y el embarazo en sí es un suceso normal en estas mujeres. Los miomas intramurales de escaso tamaño, prácticamente no tienen influencia en la capacidad reproductiva de las mujeres afectas, con un curso evolutivo y parto normales. Debe contraindicarse la práctica de miomectomía durante el embarazo dado el evidente riesgo de hemorragia grave en el acto quirúrgico. Las pacientes miomectomizadas anteriormente corren el riesgo de sufrir una rotura de útero durante el embarazo y más frecuentemente durante el parto, este hecho es una complicación posible en los casos en que la miomectomía practicada hubiera abierto la cavidad uterina y dejara una cicatriz de mala calidad. Cuando los miomas se anteponen a la presentación del feto y taponan el canal del cuello uterino dificultando la salida, se hace necesario la práctica de una cesárea electiva. La ecografía constituye hoy en día el procedimiento diagnóstico de elección del mioma uterino.

Los miomas submucosos,  producen hemorragias uterinas   anormales, estos  se  caracterizan generalmente   por reglas más abundantes  (hipermenorreas)   y de mayor duración (polimenorrea), sin embargo  también  es factible que  hayan sangrados  entre  las reglas (metrorragias ), puede acompañarse estos trastornos menstruales con cólicos intensos que pueden hasta simular el dolor de un parto. Estos  miomas  deben ser extirpados  para  evitar  hemorragias   severas que pueden llevar a la paciente a  situaciones de anemia secundaria crónica .En ocasiones la hemorragia es tan  importante que puede llegar incluso hasta niveles  en donde  se debe  recurrir  a la   transfusión de  la paciente. El diagnóstico se realiza habitualmente  a través de un ultrasonido transvaginal o con una  histerosonografía, que consiste en la infusión de solución estéril al interior del útero y ultrasonido vaginal en el mismo acto,  ha permitido   evidenciar con mayor precisión  las características y el tipo de mioma.

¿QUÉ ES LA HISTEROSCOPIA?

Otra modalidad diagnostica seria la Resonancia Magnética que es indicada en determinados casos.

La  HISTEROSCOPIA  es sin duda  la técnica ideal y de elección que debe utilizarse para realizar diagnóstico de lesiones de la cavidad del útero, como lo es   la presencia de miomas. La visión directa permite  realizar un diagnóstico   certero y acucioso de las características, tamaño, ubicación y tipo de mioma. Hoy en día existen histeroscopios  muy delgados   que permiten ser usados   incluso sin ningún tipo de anestesia, permitiendo un diagnóstico rápido y ambulatorio.

¿Afecta en la calidad de vida?

La presencia de miomas puede influir en la calidad de vida de las pacientes en el caso de miomas que causan sintomatología, puesto que el dolor o el sangrado y anemia asociados a los mismos pueden limitar las actividades normales de la vida diaria y provocar un impacto en su vida sexual, social y familiar.

Sin embargo, también los miomas asintomáticos pueden afectar a la calidad de vida puesto que causan preocupación e influyen en el estado de ánimo. Además, el hecho de que interfiera en algunos casos en la fertilidad de las mujeres puede causar ansiedad por la no consecución de una gestación a corto plazo.