El síndrome de ovario poliquístico es un problema de salud frecuente que puede afectar tanto a adolescentes como a mujeres de más edad. Aunque no se conocen sus causas, parece estar relacionado con los desequilibrios hormonales. Los ovarios fabrican las hormonas estrógeno y progesterona, así como andrógenos. Estas hormonas regulan el ciclo menstrual, así como la ovulación (el momento en que se libera el óvulo). Aunque a veces los andrógenos se conocen como “hormonas masculinas”, todas las mujeres los fabrican.

En las chicas con síndrome de ovario poliquístico, los ovarios fabrican cantidades de andrógenos más elevadas de lo normal y esto puede interferir en el desarrollo y la liberación del óvulo. A veces, en vez de la formación y la maduración de óvulos, se desarrollan quistes en los ovarios, que son pequeñas bolsas llenas de líquido que pueden aumentar de tamaño. Puesto que las chicas con síndrome de ovario poliquístico no ovulan ni liberan un óvulo cada mes, es habitual que tengan periodos irregulares o que no les venga la menstruación.

SINTOMAS:

Los síntomas del síndrome del ovario poliquístico implican cambios en el ciclo menstrual: ausencia de la regla después de haber tenido uno o más períodos menstruales normales durante la pubertad y ciclos menstruales irregulares, que pueden ser desde muy ligeros hasta muy abundantes. Otros síntomas que pueden indicar que se padece el síndrome del ovario poliquístico son: vello corporal de más en las zonas del pecho, el abdomen y la cara, aparición de acné en la cara y cambios en la piel, como marcas y pliegues cutáneos gruesos u oscuros alrededor de las axilas, las ingles, el cuello y las mamas.

COMO SE DIAGNOSTICA:

Con el fin de detectar el síndrome del ovario poliquístico, el médico llevará a cabo un examen físico, que incluirá un examen pélvico, revisión del peso, índice de masa corporal (IMC) y medición del abdomen. Además, el médico repasará el historial médico de la mujer para ver si padece una de las afecciones más comunes en mujeres que padecen ovarios poliquísticos: 

  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Colesterol alto
  • Aumento de peso
  • Obesidad.

Si el médico lo cree conveniente, puede llevar a cabo análisis de sangre, para verificar los niveles hormonales y para analizar la intolerancia a la glucosa y la resistencia a la insulina. Por último, el médico también puede realizar una ecografía vaginal o una laparoscopia pélvica, para examinar con más detenimiento la zona de los ovarios. 

TRATAMIENTO:

El tratamiento para las pacientes con síndrome de ovario poliquístico persigue resolver los distintos síntomas:

  • Una medida importante consiste en reducir el peso corporal, ya que de esta forma mejorarán, en el caso de que existieran la diabeteshipertensión y el colesterol alto.
  • El ejercicio regular puede ayudar a mejorar el peso así como reducir el riesgo a enfermedades cardiovasculares.
  • El acné y el aumento de vello se suelen tratar con antiandrógenos y anticonceptivos.
  • Los ciclos menstruales se controlan con preparados hormonales (anticonceptivos orales). Hay que tener en cuenta el deseo reproductivo de la mujer y que puedan llevar una vida sexual activa.
  • Las mujeres que desean quedar embarazadas disponen de tratamientos hormonales especiales (citrato de clomifenogonadotropinasmetformina).

En caso contrario, se procede al tratamiento quirúrgico de los quistes.

  • Modificación del estilo de vida principalmente.
  • Farmacológico antiandrógenos, anticonceptivos hormonales, sensibilizadores de la insulina.

Es conocido que la decisión del tratamiento de los ovarios poliquísticos depende de los síntomas y de la edad: aproximadamente el 80% de mujeres quedan en un estado infértil cuando empieza alguna.

¿QUÉ MÁS NECESITO SABER?

Es importante realizar un seguimiento regularmente con tu proveedor de salud y asegurarte de tomar todos los medicamentos prescritos para regular tus períodos y disminuir el riesgo de desarrollar diabetes u otros problemas de salud. Debido a que tienes una posibilidad ligeramente alta de desarrollar diabetes, tu proveedor de salud podría sugerir que realices una prueba de sangre una vez al año o realizarte la prueba de tolerancia a la glucosa cada dos o tres años. Dejar de fumar (o nunca empezar) mejorará tu estado de salud en términos generales.