Diagnóstico genético pre-implantacional



El PGD, es sin duda una evaluación que ha contribuido a mejorar los resultados del FIV. Ocurre que, como van pasando los años en la mujer, los ovocitos van envejeciendo, y por lo tanto hay mayor probabilidad de gestar embriones con alteraciones cromosómicas (aneuploidias) tanto en embarazos naturales como asistidos, como es el FIV. Por ejemplo, la chance de los óvulos de producir embriones aneuploides se incrementa de menos de 25% en mujeres menores de 35 años hasta el 50% en mujeres de 41 años o más. Estos embriones aneuploides originan gestaciones anembrionadas, gestaciones no evolutivas, abortos o fetos con múltiples malformaciones, la mayoría incompatibles con la vida. Por ello, se realiza una biopsia microquirúrgica al día 3 o 4 de embrión para someterlo a una técnica como FISH que es la Hibridización in situ con fluorescencia o el llamado arreglo de hibridización genómica comparativa (aCGH), y todo esto, ya que los embriólogos no pueden distinguir por microscopía qué embrión tiene alteraciones cromosómicas. Sin embargo, esta evaluación no descarta todas las alteraciones cromosómicas, pero sí las que causan con más frecuencia aborto y los síndromes más frecuentes como síndrome de Down, Patau y Edwards. Es una técnica costosa, pero que aconsejamos en:

  • Pacientes infértiles con historia previa de abortos espontáneos recurrentes.
  • Portadores de translocaciones, inversiones u otras anomalías cromosómicas o monogénicas.
  • Pacientes sometidas a fiv o icsi sin éxito.
  • Pacientes para fertilización in vitro mayores de 37 años.
  • Hombres con espermatozoides con fish alterado.

En GYNEMEDIC podrá recibir asesoría y una explicación más detallada y acorde a su situación particular de infertilidad del uso de esta técnica.



TIPS MÉDICOS:

  • El primer PGD fue realizado en Hammersmith Hospital, en Londres, Inglaterra en 1991.