Partos



La atención del parto vaginal ha ido cambiando tremendamente en el tiempo. Tanto la atención del control prenatal como la atención del parto son trascendentales en el logro de un bebe y madre sanos.

La atención del parto debe ser por un médico especialista en gineco-obstetricia idealmente, y siempre en una institución que cuente con sala de operaciones y tenga la capacidad de resolver las múltiples complicaciones posibles, como la realización de una cesárea de emergencia o una histerectomía de emergencia por mala inserción placentaria por ejemplo. Existen factores de riesgo en las que la atención del parto sólo debe ser realizado por el especialista, médico gíneco-obstetra, como macrosomía fetal, circular de cordón, embarazo gemelar, paciente con preeclampsia, cesareada anterior una vez, etc.

Actualmente La atención del parto ya no debe ser un sufrimiento indescriptible para dar a luz. Se ha reportado en trabajos de investigación sobre el dolor del parto como insoportable en 20%, severo en 30%, moderado en 35% y solo un 15% como mínimo. El concepto actual es NO DOLOR PARA LA MUJER, para ello existe la analgesia obstétrica, una subespecialidad que se encarga de hacer confortable el trabajo de parto, por lo que la paciente no siente dolor durante las contracciones o es mínimo durante todo el trabajo de parto y en el periodo de expulsión del feto, además permite monitorear de forma adecuada al feto y a la madre así como la deambulación si la madre lo desea.

El dolor durante el parto no aporta ningún beneficio y al margen de su efecto fisiológico y psicológico negativo sobre la madre, puede ocasionar una mala oxigenación a través de múltiples mecanismos, como ansiedad, hiperventilación, entre otras.

Atender un parto requiere de una preparación especial en la que se tiene que identificar el normal curso del parto, así como identificar eficaz y oportunamente cualquier complicación durante el progreso del parto o el expulsivo, además recordar que muchas de las complicaciones no terminan con la salida del feto si no que se debe monitorear adecuadamente el post parto; ya que una de las causas frecuente de complicación es la hemorragia post parto, ya sea por atonía uterina, por estimulación oxitócica en el trabajo de parto, por retención de membranas y/o restos placentarios o desgarros de cérvix o desgarros de pared vaginal, que identificados de manera oportuna con una adecuada vigilancia post parto permitirá resolver de manera satisfactoria la emergencia obstétrica.

Viva esta experiencia única en GYNEMEDIC, donde somos expertos en la atención de gestantes sin y con factores de riesgo, para dar una terminación feliz a su embarazo, donde traer al mundo a su bebe este lleno de emociones positivas y de satisfacción para los padres.

En GYNEMEDIC estamos preparados a resolver cualquier duda que Ud. Tenga, estamos comprometidos con la ATENCIÓN DEL PARTO SIN DOLOR Y DE LA MANERA MÁS CONFORTABLE para la madre y su bebe.

  • La analgesia de parto
  • Signos y síntomas de alarma en el post parto.
  • Monitorización ante parto.
  • Monitorización en el trabajo de parto.